miércoles, 18 de febrero de 2015

No más polémica por favor.

Con la Navidad llega el "Almendro", con Enero las rebajas, con septiembre el inicio del Colegio y con el World Press Photo la polémica. Si en la edición de 2013 hubo un gran revuelo por el exceso de retoque en muchas de las imágenes presentadas, la del 2015 no se queda atrás una vez leídas las declaraciones del jurado en las que se comunicaba haber eliminado el 20% de las fotografías finalistas por incluir o eliminar algún elemento de la toma original.



Ya en su momento quise abordar el límite del retoque preguntando la opinión a diversos profesionales del sector , pero la polémica de este año cruza de lleno esa frontera tan delicada llamada "verdad" con la temida Clonación. Michele McNally, una de las componentes del jurado, definía la situación en un interesante artículo publicado en "Lens" como "Desgarradora", llamando la atención tanto al concurso como a la industria para que las reglas sean mucho más exactas, más precisas.

Porque de nuevo nos encontramos ante un mar de dudas cuando sólo la arbitrariedad del jurado ha de marcar las líneas fronterizas y existen contradicciones entre el de una edición u otra.
¿Es lícito eliminar una fotografía porque los negros están muy cerrados y se ha perdido información, tal y como ha ocurrido en esta edición? Personalmente creo que no y me pregunto ¿hasta que punto puedo oscurecer una zona? ¿Cual es el porcentaje admitido? ¿Que ocurre si ante una situación expongo en las altas luces para luego en el revelado recuperar las bajas? Las respuestas pueden ser tan ambiguas como absurdas y no creo que ninguna de ellas ofrezca una solución precisa.

Considero la clonación motivo suficiente para descalificar una imagen, desterrar al fotógrafo e incluso mandarlo a un campo de trabajo en Siberia si es preciso, pero esa es una falta clara y no precisa interpretaciones o valoraciones, es tajante. Ocurre todo lo contrario cuando la controversia está en valorar la diferencia entre el RAW original y la imagen final, ahí está la "Madre del Cordero" y donde la nebulosa se hace más patente.


En el mismo artículo de Lens, un fotógrafo preguntado declaraba: "…cuando al año pasado se me notificó que estaba descalificado me quedé sorprendido y sentí vergüenza. Según el jurado las sombras de mis imágenes eran demasiado profundas. Este año volvieron a pedirme el RAW  y no fui descalificado a pesar de haber procesado la imagen del mismo modo."

Es ahí donde radica el problema.¿Pasa la solución por tener un producto final muy cercano a la toma RAW? podría ser pero observando algunos trabajos galardonados este año no parece que sea esta la clave. Podemos ir más allá y, acogiéndonos a la obligatoriedad de presentar nuestro RAW si entramos en las fases finales del concurso, preguntarnos como se premia una fotografía realizada con un iPhone (Tercer premio en Daily Life single) cuando es sabido que dicho artilugio no ofrece este tipo de documentos.



Es preciso que World Press Photo muestre los casos de descalificación para poder ver de una vez por todas los límites infranqueables según la reglamentación de este concurso. Hablar de un exceso sin mostrarlo es, como diría el argot popular, "…quedarse con la puntita".

Porque por encima de todo está la honestidad de aquel que manda su trabajo, de aquel que interpone su ego por encima de la verdad, clonándola o desvirtuándola hasta límites insospechados. No puede ser que el mal viva en nuestra escalera. Debe ser mostrado y en esa tesitura World Press Photo tiene mucho que decir y aportar.
Vivimos tiempos turbulentos donde incluso existen redacciones en las que, como en un viaje en el tiempo, se ha regresado aquellos años casposos en los que eran los redactores los que decidían la fotografía que debía ilustrar su artículo, obviando la tan necesaria edición gráfica y perdiendo de este modo es plus de calidad que aporta un buen editor. Le llaman Multifuncionalidad, yo le llamo mediocridad. O bien redacciones donde los fotógrafos han sido casi eliminados en favor del todo vale.

Es ante todo este panorama cuando resulta absolutamente necesario mantener unos criterios éticos, profesionales y denunciar aquellos que desde nuestro "bando" juegan con la verdad. Es indignante y debemos evitar que ese 20% de descalificaciones tome el protagonismo y permitamos con unas reglas más claras que Mads Nissen disfrute merecidamente de ese galardón por su fotografía de dos homosexuales en San Petersburgo y que sea ella la gran protagonista.

lunes, 22 de septiembre de 2014

Fuji X-100 "T". No hay dos sin tres.

Mucho ha transcurrido desde que Fuji presentara en 2010 su flamante X-100. Sin duda alguna fue el acontecimiento de esa edición y con ella vio la luz una nueva gama de productos por la cual Fuji ha seguido apostando durante los últimos cuatro años.
Hoy nos centraremos en la última evolución de aquella cámara, la nueva X-100 con "T" de Third, Trust y Traditional.


Estamos ante una cámara que aglutina todas las mejoras que Fuji ha ido sumando a sus modelos anteriores e incorpora unas cuantas más. Si ya con el modelo "S" se mejoraron muchas cosas, este nuevo modelo sigue ampliando virtudes para ofrecer un producto cada vez más refinado. 
He tenido la oportunidad de contar con una unidad preserie durante estos últimos días así que intentaré comentar cual ha sido mi experiencia con esta recién aparecida, dejando toda la información sobre las especificaciones técnicas en este enlace para todos aquellos que quieran consultarlas

Desde que tuve mi primera X-100 siempre me he sentido enamorado de este modelo, amen de sus limitaciones. Su tamaño, discreción y calidad de imagen me cautivaron desde un primer momento. Para todos aquellos que ya posean un cámara de esta gama comentaré que la nueva "T" hereda el mismo feeling que sus predecesoras cuando la tenemos entre las manos. 
Respecto a su diseño, es en su parte trasera donde encontramos más cambios. La pantalla ha mejorado tanto en tamaño como en calidad en la última versión de esta cámara. Así mismo los botones también ha recibido una nueva disposición abandonando la distribución que tenían las dos primeras referencias como podéis ver en la siguiente fotografía. Ahora todo es más limpio y el tacto de los botones es mejor, así como la fricción de los diales. Persiste la nula presencia de un bloqueador en el anillo de sub y sobrexposición, y aunque bien es cierto que va más duro, sigo sin entender la razón de no incluir un botón liberador o similar que evite que el rozamiento altere sus valores.

Con la nueva "T", este dial en concreto es más grande, siendo este el único recibe un incremento de tamaño. La parte frontal, lo que llamaríamos la zona de la empuñadura tiene un rediseño algo más ancho. En la práctica no es muy determinante. 


Pero donde realmente existe una diferencia respecto a sus predecesoras es tanto en el visor como en la información de la pantalla trasera. Esta última, a pesar del aumento de tamaño ofrece la información de un modo, digamos, más discreto. Si comparamos la primera X-100 con la presente "T", la diferencia es abismal.



Esta es una de las grandes mejoras a destacar, así como el nuevo visor electrónico que sin llegar a tener la calidad del que incorpora la X-T1, poco le queda.  Es cierto que la posibilidad de fotografiar usando el visor óptico es una de las grandes bazas de estos modelos pero desde hace tiempo lo he abandonado por completo y casi siempre utilizo el digital. Es difícil hacer una fotografía de ambos para poder mostrar la diferencia pero os aseguro que, incluso con respecto a la "S", la diferencia es mucha, siendo una de las mejoras que aporta la "T" que no pasa desapercibida. 
Así mismo, a la hora de utilizar el visor óptico y queremos enfocar a mano, la nueva referencia incorpora un pequeño visor electrónico en la parte inferior derecha que nos permite enfocar con mucha más precisión.


Otras de las mejoras que encuentro muy interesantes está en el anillo de aberturas, el cual ahora podemos variar por 1/3 de diafragma, algo inexistente en los dos primeros modelos. 
En cuanto a los botones "fn" estos aumentan hasta siete, pudiendo cambiar sus funciones desde el menú de la cámara. 
Como ya explicara en el anterior post, una de las principales novedades es la incorporación de la nueva simulación de color "Classic Chrome". Hasta el momento siempre había trabajado con el bautizado como Pro. Neg. Standar por ser este el más suave. Ahora el nuevo perfil se convierte en mi opinión en la mejor opción, junto a la antes citada, en combinación con el sensor X-Trans II. 
Al igual que la nueva X-T1 GS, también contamos con un obturador electrónico que debemos seleccionar a través del menú y que alcanza la nada despreciable velocidad de 1/32.000 seg. para poder disparar de día a diafragmas muy abiertos y conseguir un mayor bokeh.
Otra incorporación interesante es la posibilidad de contar con Wi-Fi para transmitir nuestras fotografías a nuestra tablet o Smartphone o bien disparar a distancia utilizando la aplicación Camera Remote.
La nueva "T" se ofrece tanto en acabado en negro como plata y podemos montarle los distintos convertidores, una opción esta última que cada vez me gusta más y que tal vez podría tenerse muy en cuenta si Fuji se animara a lanzar conversores que llegaran hasta los 24mm. en lugar del 28mm. y a los 85 mm. en lugar del 50mm. actual.



Conclusión
Estamos ante una gran evolución de este modelo, de esto no cabe duda. Diversos usuarios de Fuji me han preguntado si vale la pena cambiar la versión "S" por la nueva "T". 
Es cierto que normalmente Fuji aporta muchas mejoras en sus nuevos modelos, pero también es cierto que algunas de ellas son más apreciables que otras cuando estamos fotografiando sobre el terreno. No todas suponen un cambio radical, pero siempre existen aquellas tres o cuatro que marcan realmente la diferencia. 
Creo que antes de optar por esa posible sustitución, siendo propietarios de una X-100 "S", tal vez sería interesante saber cuales de todas esas mejoras que acompañan a la "T" podremos incorporar a nuestra cámara gracias un futuro firmware. Eso si, es importante tener en cuenta que hay avances que será imposible añadir con un nuevo firmware y esas son realmente las que debemos valorar. Por ejemplo y amen de las evoluciones tecnológicas, me parece difícil que la primera X-100 pueda incorporar el nuevo perfil de color, al no tratarse de un sensor X-Trans, aunque si os he de ser sincero sigue siendo mi preferido.
Todo el resto, comparando la primera X-100 con la última "T", no tiene comparación posible. Cuatro años de constante evolución implican unas mejoras mayúsculas como un autofoco rapidísimo y preciso, un mejor trabajo a altas sensibilidades, un visor electrónico que puede hacer olvidar rápidamente el óptico, Wi-Fi, una pantalla trasera de mayor tamaño y resolución, un diafragma que ahora podemos variar por tercios, un sistema AF "Face Detection" que funciona de maravilla cuando hacemos retratos, sustanciales ayudas para enfocar manualmente con mayor precisión, etc.
La nueva "T" funciona muy, pero que muy bien y tanto su hardware como sus tripas electrónicas, así como todas las mejoras que aporta, la encumbran a esa posición de los llamados "Objeto de Deseo". Si por mi fuera, una X-100 "T" con el sensor de la primera X-100 sería la bomba. Al final todo radica en priorizar nuestras necesidades.

miércoles, 10 de septiembre de 2014

"Classic Chrome", el nuevo perfil de color de Fuji.

Hoy han visto la luz todas las novedades que Fuji presentará en la próxima edición de Photokina, ampliando su oferta en cámaras con la X-T1 Silver y la X-100 "T", tercera generación de este modelo, así como el nuevo zoom 50-140/2.8 R OIS que a buen seguro dará mucho que hablar.
Todos aquellos que esperaban un modelo Full Frame tendrán que esperar ya que por el momento no parece estar entre los planes más inmediatos de la firma nipona.
Una de las novedades que presentan ambas cámaras, junto a la ya presentada X-30, es un nuevo perfil de color que se suma a los ya existentes y que ha sido bautizado como "Classic Chrome" por su inspiración en las películas Kodachrome.


Este verano tuve la posibilidad de probar durante unos días dicha simulación gracias a una X-100 "S" tuneada en Japón que la incorporaba. Así que aproveché algunos encargos del diario así como unos días de vacaciones con la familia para exprimirlo y descubrir sus bondades, dispararon todas las fotografías en Jpeg.


Muestro todas las imágenes que ilustran este post sin ningún retoque posterior para una mejor comprensión de los resultados. Observándolos, encuentro una sustancial mejora en el tono de piel, abandonando por fin ese tono magenta que aparecía en algunas ocasiones. Es un perfil menos saturado que otros pero sin perder por ello fuerza y esto se agradece mucho. Su gama tonal es rica en colores tal y como podéis observar en la siguiente imagen.


En mi opinión, las zonas de sombra siguen estando algo cerradas, pero esto no es culpa del nuevo perfil sino del sensor X-Trans II que conlleva un mayor contraste que su predecesor, perdiendo algunos detalles en los bajos tonos que disparando en RAW tal vez podríamos recuperar.


Aprovecho la celebración de la final de la Copa del Mundo de fútbol para asistir a un local de Barcelona donde se congregan seguidores argentinos y en el cual la luz brilla prácticamente por su ausencia, disparando a 6.400 ISO.


En estas condiciones el perfil se comporta bastante bien, todo y que el software que incorporan estas cámaras cuando trabajas a sensibilidades tan altas aplica, en mi opinión, un exceso de máscara. En el caso de no estar realizando este test, rebajaría en el menú la reducción de ruido a -1 o -2.
Rebajamos la sensibilidad hasta 2.000 ISO y asisto a un Correfoc, donde gracias a un cañón de luz puedo hacer la siguiente fotografía.


A pesar de dicha sensibilidad, la zona de oscura no presenta indicios de ruido digital.

Tras estos días de prueba me atrevería a asegurar que nos hallamos ante el mejor perfil de color que ha incluido Fuji en sus cámaras y que mejor comportamiento tiene en combinación con el sensor X-Trans II. 


Se están preparando nuevos Firmware para incorporar este perfil al resto de cámaras como la X-T1 (negra), X-E2 y X-100 "S", a la espera de confirmar que el resto de modelos que no equipan este sensor puedan hacerlo. Fuji está trabajando en nuevas simulaciones de color así que este nuevo "Classic Chrome" no será el último, pero por el momento disfrutemos con él porque realmente vale la pena.