miércoles, 23 de marzo de 2011

Fuji FinePix X-100. La prueba.

La posibilidad de probar una cámara que ha creado tanta expectativa es algo que siempre apetece, más si consideramos la nueva Fuji FinePix X-100 como una herramienta que puede encontrar en el mundo del fotoperiodismo un segmento potencial donde reinar a sus anchas ante la ausencia de modelos similares y sobre todo por su calidad de captura.
Ya han sido publicados numerosos y rigurosos artículos en internet detallando todas sus funciones así que no perderé tiempo en ello.


Soy fotógrafo y no especialista en analizar técnicamente nuevos artilugios así que al igual que realicé en la prueba del MacBook Air 11´ de Apple publicada en TWS, donde centré todo el análisis del ordenador en saber si podía satisfacer las necesidades de un fotoperiodista, las pruebas a las que he sometido a esta pequeña Geisha han seguido los mismos derroteros con el fin de responder preguntas como: ¿Da tan poco ruido como hemos visto en algunas galerías?, ¿Es suficientemente válido su sistema de autofocus aplicado al reportaje?, ¿Es silenciosa?,etc.

No encontraba otra forma de hallar las respuestas a estas y otras incógnitas que lanzándome a cubrir las asignaciones del diario acompañado por la X-100.
Pero antes de entrar en materia es de justicia matizar algunos puntos.
El modelo que me ha prestado Fuji es una preserie del producto final, aunque ya cuenta entre otras cosas, con el sistema de la lupa de enfoque para precisar la distancia en el modo de enfoque manual. Es por ello que los resultados obtenidos se han de valorar con cierta cautela al no tratarse del Firmware definitivo y pueden surgir problemas que muy posiblemente sean inexistentes en el producto final. Las imágenes que veréis solo tienen la función de mostrar la situación fotografiada para una mejor compresión del texto. Aclarados estos temas, entramos en materia.


La X-100 enamora y un profundo ¡¡¡oooohhh!!!! surge rápidamente al verla por primera vez. Fuji ha acertado en el look retro de la cámara. Su peso es muy contenido pero en ningún momento esta característica se traduce en una sensación de fragilidad cuando la tenemos en nuestras manos. Esta liviandad se agradece si la queremos llevar permanentemente con nosotros.

Salvador Luna, Marketing Manager y José A. Márquez, Product Manager de Fujifilm España son los encargados de contarme todos los entresijos de la cámara, aunque rápidamente te haces con el manejo de los distintos menús.
La rueda trasera ubicada al lado derecho de la pantalla y que tiene la función de navegar por las distintas opciones de programación no me resulta muy operativa por su poco relieve respecto a su emplazamiento pero me tranquiliza saber que no es la definitiva y que en el producto final ganará altura para una mayor comodidad de uso.

Le pido a José A. Márquez que me deje la cámara lo más similar posible a como la encontrará un futuro comprador, vamos, que no configure nada. Para ello busca la función “Reiniciar” que encontramos en uno de los submenús y que una vez seleccionada borrará todos los ajustes que hallamos realizado dejando el “Marcador a cero”, virgen en todos los aspectos, y sin más, nos lanzamos a la calle en compañía de tan bella dama.

Cuando conectamos la X-100, transcurre menos de un segundo en tenerla lista para trabajar. De camino a mi primera asignación voy disparando por la calle para ir probando el autofoco. Éste se comporta a las mil maravillas, rápido y preciso, no titubea en ningún momento y voy comprobando los aciertos utilizando los dos botones, localizados a la izquierda de la pantalla trasera, que aumentan y disminuyen la imagen que estamos visualizando.


Dicha pantalla LCD cuenta con una buena luminosidad y resolución. Sus 2,8 pulgadas nos ofrecen una visualización perfecta de las imágenes, ayudado por unos días lluviosos que me han acompañado a lo largo de los dos días de prueba por lo que ha resultado imposible comprobar su visualización en condiciones de sol.
El retardo en el disparo es inexistente, cualidad que se agradece enormemente.
Las dos ruedas superiores destinadas a la selección de las velocidades de obturación y para elegir la sobre y subexposición tienen un tacto muy agradable y un feeling muy, digamos, mecánico.
Es cierto que si disparamos al unísono en formato RAW y Jpeg. en su máxima calidad, tarda un poco en grabar las imágenes en mi tarjeta sd Extreme III pero al no impedir el seguir disparando no me ha parecido algo preocupante.

Llego a mi primer destino. Es una exposición de arte que se celebra en la Pedrera sobre el Arte en la comida. Hay poca luz, ocasión perfecta para trabajar con altas sensibilidades. El sistema de enfoque trabaja sobre el contraste de la toma por lo que duda tan solo en algunas situaciones de luz cero. Disparo desde 1.600 hasta 6400 ISO para poder comprobar posteriormente los resultados en el ordenador.


Su visor híbrido posibilita trabajar en visión directa o bien digital. Es muy claro y su información (fotómetro, obturación, diafragma y sensibilidad) es concisa aunque de repente percibo uno de los pocos fallos de diseño que he hallado en esta cámara y que está localizado en él.

Todos aquellos que hayan trabajado con cámaras de telémetro sabrán que si bien existen líneas que nos marcan la cobertura de la óptica, el hecho de mirar por un simple cristal implica tener la perspectiva de un 50 mm. Aquí ocurre lo mismo cuando utilizamos el visor óptico. Todo y que la cámara corrige el paralaje según la distancia con el objeto fotografiado, el resultado es que la toma está algo más alejada que la que hemos realizado en el momento del disparo. De este modo, si queremos ajustar un objeto o una persona a uno de los lados del fotograma, tendremos que cortarlo un poco en el momento de la toma.
Si bien es una característica muy ligada a cámaras de telémetro de ópticas intercambiables, creo que en el caso de la X-100 se podría haber ofrecido en el visor la perspectiva angular del 35 mm. ¿Es preocupante? hombre, si no lo ha sido en toda la historia de Leica tampoco vamos a suicidarnos en estos momentos, es solo cuestión de habituarnos pero en una futurible X-200 sería algo interesante a replantear.
Si por el contrario utilizamos el visor digital, el hecho de que este trabaje sobre la información que recibe directamente del sensor, la cobertura es perfecta y obtenemos el encuadre exacto que anteriormente hemos fotografiado. Personalmente no me gusta y prefiero al 100% el visor óptico.


Un punto interesante a destacar es que podemos desactivar todos los sonidos que emite la cámara. De repente se hace el silencio y el ruido en el momento del disparo es apenas perceptible. En la exposición donde estoy trabajando reina el silencio y me acerco a una persona para comprobar si escucha los disparos. Ni se inmuta. He realizado cinco fotografías a menos de un metro de distancia y no se ha dado ni cuenta. Bravo.

Por delante del disparador se encuentra un pequeño pulsador de color negro con las letras “Fn” grabadas en la parte superior.


Este tiene la función de activar rápidamente la opción del menú de la cámara que previamente le hallamos asignado. En mi caso lo he seleccionado para elegir el cambio de sensibilidad ISO. La función de dicho botón puede ser programada a nuestro antojo y realmente me ha parecido de gran utilidad.

Poco a poco me siento más cómodo con ella y la X-100 se deja querer tras apenas dos horas de relación.
Mucho se ha hablado sobre el hecho de montar una óptica fija y no intercambiable. En mi opinión la configuración elegida es todo un acierto. Además de imposibilitar la entrada de suciedad en el sensor, se trata de una distancia focal muy versátil y su 35 mm. encuentra en el mundo del fotoperiodismo un hábitat muy confortable. Son innumerables la cantidad de reportajes que se han realizado usando tan solo dicha lente. Por citar un par de ejemplos, solo hay que contemplar el libro de Luc Delahaye “WinterReiser” o bien “Istanbul: City of a hundred names” de Alex Weeb para comprobar lo que se puede llegar a hacer utilizando únicamente este objetivo.



Nuestro siguiente destino es la inauguración de otra exposición en el Museo Olímpico que hay al lado del Estadio Lluis Companys. (ese día tocó ir de “culturetas”)
Me adelanto a la hora de inicio del acto y aprovecho para hacer unas cuantas fotografías arquitectónicas del Estadio Olímpico.
Disparo una primera imagen, visualizo el resultado en la pantalla trasera y compruebo que la toma esta ligeramente torcida hacia la izquierda. Sorprendido, vuelvo a realizar el mismo encuadre y de nuevo surge la caída hacia el mismo lado. Tras unos cinco disparos más, decido cambiar al visor LCD y todo vuelve a su estado normal. Problema localizado. Al realizar la toma con el visor óptico, la fotografía sale algo torcida. Puede que se trate de un desajuste en el visor de esta cámara preserie pero en todo caso es lo que he constatado. Este defecto es prácticamente imperceptible si fotografiamos, por ejemplo, personas o situaciones de acción pero al hacerlo sobre líneas de un edificio, dicho problema se delata rápidamente.
Durante el acto que tengo que cubrir solo disparo con la X-100, dejando en la bolsa todo el equipo reflex. El hecho de tener que enviar las imágenes desde el lugar, sirve para comprobar los resultados en el ordenador.
He aprovechado para poner a prueba de nuevo su sistema AF , enfocando rápidamente personas cercanas y lejanas, primeros planos, planos generales, etc. El porcentaje de acierto es de un 95 %.
Y hablando de AF, el selector del modo de enfoque situado en el lateral de la cámara no ha sido de mi agrado y si bien solo ha cambiado de modo accidental una vez de AF a Manual, creo que hubiera sido mejor utilizar otro sistema o ubicación. Si se tratara de una cámara de mi propiedad le pondría un trocito de cinta americana para que no sucediera este cambio involuntario de AF a Manual, aunque vuelvo a repetir que sólo me ha sucedido en una ocasión.
En cuanto al modo de enfoque manual y aunque exista el aumento de lupa, la cámara convive mucho mejor con el AF. Al no existir helecoidales sino un motor que activa el enfoque, su funcionamiento se hace extraño y apenas lo he utilizado. Realmente el enfoque automático ha ofrecido altísimas garantías de un funcionamiento preciso.
Otro punto destacable de esta cámara es su diminuto flash. Este nos resolverá muchísimas situaciones a pesar de su tamaño. El flash de relleno es perfecto y el sistema equilibra las luces de un modo sobresaliente.
La medición de la cámara en sus diversas opciones es correcta aunque por mi modo de trabajar me centro en el modo manual.
Tras el envío de las imágenes, me dispongo a realizar una de las pruebas que más interés tenía en llevar a cabo.

A lo largo de los últimos meses, he intentado consultar todas las galerías de imágenes que han salido publicadas en los diversos medios digitales para comprobar la calidad y el nivel de ruido digital de esta cámara. Curiosamente he observado como las pruebas a altas sensibilidades se han realizado en estudio o bien en exteriores con luz, siendo tan solo “Que sabes de…” y si no recuerdo mal, “D-preview” quienes en unos primeros artículos mostraron tomas nocturnas.
Sin poner en duda la veracidad de las fuentes consultadas, me parece bastante absurdo fotografiar al medio día a 6400 o 3200 ISO. El sensor recibe muchísima luz y apenas existen zonas oscuras donde comprobar si existe ruido, banding o cualquier otro defecto generado por el uso de estas sensibilidades. Por lógica, si existe tanta luz no dispararé a un ISO tan alto si bien puedo hacerlo a 200.

Al llegar a casa, mi mujer está ayudando a mi hija con la tarea escolar y decido usar la escena para comprobar el comportamiento de la cámara a altas sensibilidades y con muy poca luz. Ilumino la situación con un pequeña lámpara de escritorio, apago la luz del comedor y comienzo una serie de disparos desde 1600 hasta 6400 iso.


También aprovecho para disparar a velocidades de obturación muy lentas a pulso para comprobar a que mínima velocidad de obturación puedo usar la X-100 sin que las imágenes salgan movidas o trepidadas, considerando que es una cámara sin estabilizador de imagen.

Ha llegado el momento de descargar todo el material y comprobar los resultados.
Por desgracia, no he podido disparar en formato RAW por falta del software necesario, así que todas las fotografías han sido realizadas en formato Jpeg.
En toda prueba, creo conveniente marcarnos un nivel de calidad como objetivo a conquistar. En este caso, dicho listón lo elevamos hasta la posibilidad de poder publicar una fotografía con la calidad que requiere una doble página en papel de revista, vamos, el que normalmente se utiliza para los dominicales. Un soporte muchísimo más exigente que el usado en la prensa diaria.

La captura del sensor y el procesador EXR ofrecen unos documentos muy suaves, con menos contraste si los comparamos con el que obtengo, por ejemplo, con mis Canon EOS. Esto me gusta ya que permitirá ajustarlo a mi antojo. La definición de su 35 mm. es brillante a partir de 2.8 pero a diafragma 2 es totalmente utilizable, con resultados más que buenos. El porcentaje de imágenes enfocadas es altísimo como he comentado anteriormente pero ahora, observándolas a mayor tamaño, me reafirmo.
La cámara ofrece tres filtros de color inspirados en películas Fuji: Provia, Astia y Velvia. Esta última aviva claramente los colores pero no me gusta. Sigo prefiriendo el perfil más plano para tener la máxima información tonal.

Vamos a comprobar el ruido digital. Es admirable el trabajo llevado a cabo en este aspecto aunque a partir de 3200 ISO aparece en las zonas oscuras un molesto Banding que aumenta a medida que elevamos este valor. Este efecto suele estar ligado cámaras de preserie con firmwares no definitivos así que es de esperar una mejora o directamente casi la desaparición del mismo en las unidades finales. Este defecto me decepciona un poco pero a la vez me hace reflexionar sobre es algo importante a tener en cuenta.
Estoy exigiendo al sensor CMOS y tamaño APS-C un rendimiento de mínimo ruido que nunca he exigido en mis cámaras réflex. Con ellas apenas disparo por encima de 1600 ISO, solo en casos muy especiales, gracias al hecho de usar ópticas muy luminosas y sobre todo buscando siempre la máxima calidad a la hora de realizar la fotografía. Si puedo disparar a 640 ISO no lo hago a 800.
Hoy en día existen muy pocas cámaras réflex en el mercado que brinden poco ruido a sensibilidades extremas.

Pero entonces ¿dónde tiene su límite ISO para un uso profesional?
Considerando que es una cámara preserie y que el listón lo hemos colocado en la posibilidad de publicar una fotografía con la calidad que requiere una doble página de un Magazine, me atrevería a decir que dicha cota útil rondaría los 1600 o casi 2000 ISO.
¿Es poco? En mi opinión, es muchísimo ya que es un dato que nos enlaza directamente hacia otra virtud de esta cámara, la posibilidad de disparar a velocidades de obturación muy lentas.
A pesar de no contar con ningún sistema de estabilización, consigo casi un 100% de efectividad disparando a 1/15 de segundo. Si bajamos a 1/8, el acierto ronda el 70%.
Este dato es muy significativo ya que la misma fotografía que había realizado en el comedor, prácticamente a oscuras, a 6.400 ISO también la pude hacer a 320 ISO consiguiendo una imagen totalmente nítida y con ruido cero.
Desestimo las imágenes realizadas a 12.000 ISO ya que el ruido me parece extremadamente perceptible.
Las fotografías realizadas a 6400 ISO en situaciones donde TODA la escena está bañada en luz tienen una calidad sobresaliente y solo observamos el Banding citado anteriormente si incluimos en la toma alguna zona oscura.
En sensibilidades más terrenales como 800 o 1600 iso, la calidad es sencillamente brutal.

Conclusión
Dos días como “Padre de acogida” de la X-100, son más que suficientes para aclarar todas las incógnitas que tenía sobre ella. Por desgracia y como he apuntado anteriormente, el sol ha brillado por su ausencia durante la prueba por lo que ha sido imposible comprobar los resultados de la cámara en altas luces.
Dejando a un lado el hecho de que su presencia os enamorará solo verla, tratándose de una cámara que tendrá un precio en el mercado de 1000 Euros debemos exigirle muchas más virtudes y sin ninguna duda esta X-100 las ofrece.
Como fotoperiodista, existían cuatro prestaciones fundamentales a probar para encumbrarla o bien bajarle los humos: El autoenfoque, el retardo en el disparo, la calidad de la óptica y el ruido generado a altas sensibilidades. Puedo decir que en todas ellas ha arrojado unos resultados sobresalientes.
Las dos primeras van muy ligadas. Los aciertos del sistema AF han llegado a unas cotas que prácticamente hacen innecesario el uso del enfoque Manual. Si a esto le sumamos el nulo retardo desde que accionamos el disparador hasta que el sensor captura la imagen, estamos ante una cámara ideal para captar instantáneas rápidas, cualidad que agradecerán, por ejemplo, todos aquellos amantes de la Street Photography.
Sin duda, otro punto a destacar es el silencio que podemos conseguir al desactivar todas las alertas sonoras.
No estamos ante otra cámara compacta de alta gama, creo que es un error incorporarla a este segmento. Como habéis leído anteriormente, se trata de un modelo con el cual podemos realizar encargos profesionales sin ningún tipo de complejo ni miedo. La cámara ha respondido perfectamente a todas mis necesidades.
En cuanto al Banding aparecido en las zonas oscuras a altas sensibilidades, hay que recordar que la unidad probada es un modelo preserie y este defecto puede desaparecer gracias al Firmware definitivo. Sucede en sensibilidades que os puedo asegurar nunca he utilizado y llegado el caso, seguramente sería más importante la importancia informativa del momento que estamos fotografiando que la calidad de la toma.
Sobre el terreno, el hecho de poder disparar a velocidades muy bajas con resultados excelentes, ha hecho innecesario el uso de tan extremos niveles ISO.
La batería ha durado toda la prueba sin necesidad de recargarla. Cierto que solo han sido dos días pero de exhaustivo trabajo.
Recomiendo el uso de un filtro protector así como de su parasol. Este, además de cumplir su función natural, también nos protegerá la óptica así que su compra, recordad que se vende por separado, es prácticamente obligatoria.
En mi opinión, lo único preocupante y que comenté a los responsables de Fuji cuando devolví la cámara fue esa inclinación hacia la izquierda que descubrí al realizar fotografías arquitectónicas utilizando el visor óptico. A los pocos días, Salvador Luna me comunicaba que desde Fujifilm Japón le habían confirmado este fallo en algunas cámaras de preserie pero que ya habían sido retiradas por lo que debería ser inexistente en las unidades finales.
Una cámara que ve la luz acompañada de un terremoto, un tsunami y una fuga radioactiva. Desgracias que han afectado durante solo tres días su fabricación. Actualmente su producción se ha restablecido por lo que la disposición de la cámara llegará con más normalidad de lo esperado.
Ha llegado el momento del encuentro entre el "Cerdito de Barro" y el martillo. No lo dudéis, la ocasión bien lo merece, os lo aseguro.
Resto a vuestra disposición para aclarar posibles dudas y os emplazo a un segundo artículo realizado con el producto final.

47 comentarios:

  1. Gracias por el análisis desde el punto de vista de un fotógrafo. Pocas veces se leen opiniones en las que se dejen de lado las características técnicas y se expliquen los resultados en función de su utilidad en la vida real.
    Esta cámara huele a clásico, si eso se puede aplicar al mundo digital.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Hugo, ya he comentado que la cámara era una preserie. El objetivo del articulo no es el de mostrar resultados de calidad final de la toma sino el de analizar sus prestaciones.
    Es por ello que su función es la de ilustrar gráficamente la situación fotografiada.

    ResponderEliminar
  5. Venga, me voy para Sonimag a ver en vivo y en directo la presentación. ¿Cómo van los nervios? Jejeje

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Felicidades David.Tan impresionante me parece tu articulo como la cámara. Muchas gracias

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Quiere decir que el visor óptico cubre realmente sólo el 80% del campo de visión?

    ResponderEliminar
  10. Ei, l'anàlisi del Valentín Sama, combinat amb el teu, perfecte. Pel que dieu té bona pinta la camareta aquesta encara que... M'espero a la "futurible x-200" (aquí et delates!). Però si la propera és la x1000-d e f i n i t i v a, doncs xapeau! Per cert, serà radioactiva?

    ResponderEliminar
  11. Gracias, muy informativo.
    Ahora solo falta que la hagan toda en negro.

    ResponderEliminar
  12. Hi haurà també una X-300, 400, 500...
    Manuel, El visor óptico tiene su limitador de campo pero el cristal por donde viramos no tiene la perspectiva del angular, repito , la perspectiva.

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Estupenda entrada, David. Un análisis exhaustivo para una cámara que llega con grandes espectativas.
    A mí todavía me sorprende que pidamos a las cámaras calidad "fine art" con 1600 ISO o más. Hasta hace 7-10 años, todas las dobles páginas se hacían con diapos de 50 o 100 ASA, y las fotos más "voladas" de prensa con negativo color de 400 u 800. Vamos, que llegar a 1600 sin problemas es, sencillamente, la hostia..

    ResponderEliminar
  15. David, me alegro muchísimo que sea tan silenciosa. Tambien que funcione bien a alto ISO. Realmente si Leica no se pone las pilas solo los mitómanos fetichístas comprarán sus cámaras. Bravo por Fuji.

    ResponderEliminar
  16. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  17. es una pena que que mi cerdito de barro no guarde más que polvo. Si la tuviera sería como un tatuaje, parte de mí

    ResponderEliminar
  18. Me gusto el articulo, hago eco en mi blog. Gracias por este blog.

    ResponderEliminar
  19. tengo que decirte que mi cerdito acaba de declararte su odio eterno.

    Muy buena entrada. celebro que te hayas centrado en aspectos como el retardo en el disparo, o el ruido que realiza al disparar.

    ResponderEliminar
  20. Uaaala, David! Quin anàlisi més bo i brillant. L'estava esperant amb candeletes. Has resolt tots els meus dubtes sobre les 4 prestacions que has valorat. Mil gràcies!

    ResponderEliminar
  21. Rubén Osuna Guerrero23 de marzo de 2011, 14:05

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  22. Supongo que no soy el único que se pregunta: ¿Y qué cara se les ha quedado a los de Leica? Es decir, si esta criaturita que ha estado entre mis manos esta mañana el expositor de Fujifilm de Sonimag llevase la chapita roja, ¿qué habría sucedido?
    Una vez consultados las conclusiones del Sr. Sama y del Sr. Airob sólo queda descubrirse y felicitar a los responsables del "engendro".
    Voy a dirigirme al cerdito y explicarle de qué se trata eso de la operación bikini.

    ResponderEliminar
  23. genial post! es el complemento perfecto a los análisis técnicos de quesabesde...
    Que ganas de pillarla y acercarme aún más a la gente en la calle y en el tren!!
    Voy a dejar el tabaco y a ahorrar como sea!
    jaja
    gracias por la info David!!

    ResponderEliminar
  24. Gracias Rubén por el gazapo.
    zzZz, pues yo también me lo pregunto. Supongo que valdría 4000 euros más.
    Tras la presentación en Sonimagfoto, hemos estado hablando unas cuantas personas sobre la camarita en cuestión y mi sensación es que todos aquellos que la han podido manosear un poquito se han ido con un buen sabor de boca.

    Gothalo, dile al cerdito que es por una buena causa. Él lo entenderá.

    Sr. Badía, no la pruebes sino quieres caer en la tentación. Es una cámara muy "Calle 35"

    ResponderEliminar
  25. Gracias por la aclaración lo había entendido mal, despues de todo, nos queda el consuelo que ese visor óptico con perspetiva de 50mm presagie un sistema de ópticas intercambiables. A lo mejor en ese futuro mi cerdito habrá salido de la UVI donde se encuentra.
    Gracias también por el analisis y por publicarlo del tirón

    ResponderEliminar
  26. Sobran palabras, Yo ya la he reservado esta misma mañana en SOnimag!!

    ResponderEliminar
  27. Sí, David. Transmites perfectamente los detalles que te vienen a la cabeza, cámara en mano. Moltes gràcies i una abraçada

    ResponderEliminar
  28. Excelente análisis de la cámara. No tengo palabras, bueno sí: la quiero! La necesito! Felicidades David y gracias por la información tan descriptiva y detallada.

    Saludo a Tino Soriano que lo veo x aquí. Jo no puc tenir una M9!

    ResponderEliminar
  29. Si con lo que leía hasta ayer, ya estaba convencido de esta cámara, con lo que leo ahora... ya me impaciento por tenerla entre mis manos, y ya está encargada.
    Por lo que se ve, esta “gheisa” va satisfacer los deseos a más de uno, según los resultados obtenidos (y eso que es una preserie).
    Gracias por el artículo, David.

    ResponderEliminar
  30. NO estoy muy seguro pero:
    "Además de imposibilitar la entrada de suciedad en el sensor, se trata de una distancia focal muy versátil y su 35 mm."

    ¿EL sensor no tiene factor de conversión? Ya digo no estoy seguro pero entonces seria en realidad equivalente a un 50 mm analógico, el cual corresponde más ala visión real humana y no tien el pelín angular del 35 mm. Digo yo, no sé.

    ResponderEliminar
  31. Josep, la óptica es un 23 mm pero se convierte en un 35 mm gracias al factor de multiplicación de su sensor APS.
    Por lo tanto, el resultado final es ese 35 mm.

    ResponderEliminar
  32. Excelente el analisis en el Blog y en vivo en el Sonimag de ayer miercoles.
    Un saludo desde MAlaga.

    ResponderEliminar
  33. Realmente interesante la prueba, David. Lo mejor que he leido. Tantas exclusivas que se dicen por ahí para decir tan poco, después de lo dicho por la propia Fuji que ha creado expectativas mientras iba informando del desarrollo. La x 100 en la mano, como debe ser. Me quedo con varias incónitas referentes al enfoque manual-- a diafragmas abiertos sobre todo-- y la operatividad de la escala de profundidad de campo en el visor.

    Alguien de durmevela se preguntaba la cara de los de Leica, pués supongo que priemramente satisfechos porque el rectángulo fotográfico que diseño Oscar Barnack sigue vigente estructuralmente, aunque en esta Fuji por dentro el rectangulito captador se haya restringido en tamaño. Mientras por fuera las dimensiones parecen poco más pequeñas que una telem´trica fullframe. Es un poco tocha de tamaño para ser compacta, cosa que a mi me agrada. Me sigo preguntando por qué mientras una eos 1 es practicamente igual para química que para digital, o una nikon d3 es similar a la f5, o la m9 practicamente igual que una mp... esta x100 con captor má pequeño no lo puede ser como una Ricoh gr, una Nikon ti o una Contax t4 que eran fullframe químicas de óptica fija similar en su alta calidad.

    A ver cuando la pintan de negro, mate a poder ser.

    Salud y saludos.

    ResponderEliminar
  34. Javier,
    La versión en negro y según me comentaron fuentes directas de Fuji, se contempló pero el resultado de las encuestas que hicieron dió como ganadora la plateada por su look más retro.
    En cuanto al enfoque manual, sinceramente, yo no le encuentro mucho sentido por lo bien que trabaja sus sistema AF y al no tener helecoidales el tacto se hace extraño.
    Es más estrecha que una Leica pero ojo, no es una compacta. Tiene un peso muy equilibrado.

    ResponderEliminar
  35. Pués vaya faena, por ser fino, con la democracia o la encuesta estadística. Así que ni se plantean la versión black. Ingenuamente tenía bastante claro que una vez pasado el primer test del mercado sacarían una segunda hornada en la que la preocupación por lucir la llamada estética retro no fuera tan importante y si el punto stealth. Puñetera estética. Si tuviera alguna capacidad trendy me pondría de inmediato a montar una movida black is black I want my baby back, laralarala...

    Si, si no hay helicoidales mal rollo en manual, bien por el buen af, consuela. Tiene el puntillo de la Konica Hexar, la hexar af.

    Salud y saludos.

    ResponderEliminar
  36. He disfrutado leyendo David, gracias por el artículo! No es una prioridad, pero si nunca añado una "pocket" a mi material seguro que la X-100 juega un papel importante en mi decisión.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  37. Gracias por el analisis, a mi también me preocupaba mucho la rapidez y eficacia del autofocus, la pude provar en el sonimag y ya la tengo encargada.
    Nos vemos en Torroella, a ver si quedan plazas para tu curso

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  38. Hola, me gustaría saber que opinais del AF, ¿se ve modificado por el error de paralaje? he leido algunos reviews donde explican que termina enfocando a otro punto distinto al inicial.. ¿creeis que se podría corregir este error mediante firmware?

    Gracias,
    Daniel.

    ResponderEliminar
  39. Hola Daniel,
    Durante los días que pude probar esta cámara,en ningún momento tuve dicho problema de AF. EL sistema funcionaba perfectamente y enfocaba donde yo quería.

    ResponderEliminar
  40. Hola David,

    Gracias por la aclaración. La cámara me encanta y creo que ahorrare un poco para cuando llegue a Europa. Tuve la ocasión de tenerla en las manos en Photokina y ya vine con la idea de hacerme con una.

    Un saludo,
    Daniel.

    ResponderEliminar
  41. David, el análisis extenso y preciso que haces de la X100 me sirve para convencerme de algo de lo que esperaba ser convencido (la necesidad de este tipo de cámara para situaciones especiales) y también para conocer tu blog y suscribirme a él... ya!
    Gracias y un saludo cordial.
    Pedro Coll

    ResponderEliminar
  42. Gracias por el artículo,
    Yo como alimenté al cerdito durante mucho tiempo al romperlo he podido ser uno de los afortunados en tener la cámara y no me ha defraudado.
    Sólo se me hace raro, si seleccionamos iso en auto, ver como en el modo manual puedes seleccionar la exposición correcta y al pulsar hasta la mitad el disparador te das cuenta que esta cambia y no vale el ajuste. Despista bastante. El iso auto me gusta para algún modo automático pero en manual no lo veo claro.
    Otra cosa que le ocurre a mi cámara, es que no consigo cambiar la exposición que la cámara da en modo programado. Sigo las indicaciones del manual, pero sencillamente no va.
    Por lo demás estoy realmente encantado con ella.
    Un saludo,
    Toni Moliné.

    ResponderEliminar
  43. Hola David
    Me ha gustado tanto tu analisis que me terminé decidiendo por la cámara asi que tuve que que invitar al cerdito también a que adelgazara bien...
    Dicho esto mi pregunta, con todavia pocas fotos hechas y gustandome sobre todo los colores lo más reales posibles, hice fotos con el filtro que equipara a la pelicula Provia, notando en mucha de las fotos especialmente en día nublados, unos tonos algo oscuros, pensando en que debía tener una cierta tendencia a la subesxposición, especialmente en espacios abiertos con una mitad de cielo en la imagen. Mi pregunta es si has observado algo de esto. Gracias por tu respuesta
    Un saludo
    Eduardo

    ResponderEliminar
  44. gracias por la prueba realizada. Al margen de cuestiones técnicas muy específicas, de laboratorio, es muy importante conocer las sensaciones de un fotógrafo con experiencia y su impresión general. Por cierto, leo muy mal el texto de la web, ¿me pasa sólo a mí?
    Un saludo

    ResponderEliminar
  45. Muy buen artículo es de mucha ayuda

    ResponderEliminar
  46. Muy agradecido con las apreciaciones que matizas en el reportaje. Si alguna duda tenía sobre la x100, me la has aclarado. De nuevo ¡Gracias!

    ResponderEliminar