martes, 19 de febrero de 2013

Una nebulosa llamada retoque digital.

Tal y como escribí en el artículo del pasado sábado sobre el reciente World Press Photo, dicho certamen había premiado algunas imágenes donde la post producción digital era notable.  Un retoque que no hace excesivo tiempo hubiera significado posiblemente la eliminación de la fotografía y habría generado largos debates, tal y como ocurrió con la imagen realizada en Haití por Klavs Bo Chritensen, descalificada por el jurado de los POY Awards daneses por considerar que tenía un exceso de post-producción.


Posteriormente, en un artículo publicado en la web de la NPPA, Chritensen aceptaba su descalificación, deseando que toda esa problemática sirviera para crear un debate que aportara algo más de luz a los límites del retoque, pero el debate nunca llegó. 1ª oportunidad perdida.
Incluso antes de la celebración de "Visa Pour L´Image" del año 2010 ese tipo de retoque también tomaba cierto protagonismo con el artículo de Jean-Fraçois Leroy ¡¡Socorro!!, ¡¡se han vuelto locos!!  alertando sobre los excesos al usar la post-producción digital.

Pero entonces, ¿Cual es el límite aceptado? Creo que la respuesta es mucho más fácil de lo que parece pero hasta llegar a ella debemos contemplar una serie de premisas, tener claro en que territorios  lo vamos a aplicar y escuchar muchas opiniones.
Hace unos meses, hablando con Joan Guerrero, el  fotoperiodista me comentaba: "... para mi, el límite del retoque es no pasar la frontera de aquello que tu vista, en la realidad, no perciba." Una respuesta corta pero precisa.
A veces, hablando entre fotógrafos, cuando uno se refiere por ejemplo a ofrecer un color normal, alguno de los presentes siempre formula cierta pregunta : "...si, si pero...¿Que es un color normal?". En mi opinión, esa pregunta solo puede ser fruto de una mala compresión de la era digital.

Cierto es que no vemos la vida "viñeteada", ni andamos por la calle "desaturados", tampoco vivimos la realidad en blanco y negro pero lo aceptamos fotográficamente hablando porque es considerado un registro válido más. Me refiero con ello que existe algo que no debemos obviar y debemos aceptar. La tecnología digital ha generado nuevos lenguajes fotográficos. Los nuevos softwares de edición permiten  retocar el color hasta puntos inimaginables, hacer reservas imposibles, etc. Nos permiten interpretar un toma y tal vez buscar nuevos estilos. Digo sólo tal vez.

En cuanto a su aplicación en el mundo del Fotoperiodismo la cosa puede complicarse ya que, cómo todo en la vida,  el exceso puede llevarnos al desastre, hacernos dudar de una buena imagen o cómo dice Guerrero: "...se intenta hacer un Poema y al final se hace un Ripio, y ya se sabe, un Ripio está vació".
Puede derivarnos también hacia algo que personalmente me da bastante miedo, las Modas. Incluso un mal uso del retoque puede hacernos dudar sobre la veracidad informativa de una fotografía. Con ello no me estoy posicionando  en contra de la post producción digital, al contrario ya que considero que es el laboratorio fotográfico actual,  pero si de un mal uso de ella.
También es importante considerar para que tipo de publicación van destinadas las imágenes, desde un periódico, una revista, un dominical, un libro de autor etc. Soportes que albergan distintos tipos de edición, narración o lenguaje fotográfico.
La mayoría de agencias fotográficas de información se ciñen a sus libros de estilo en los que se describe el tipo de retoque y los límites que sus fotógrafos pueden aplicar en una imagen, aunque en este territorio de las agencias también existen ambigüedades y podemos encontrarnos con algún caso en los que la post-producción parece no tener unos parámetros claros y hallar en una misma agencia diversos lenguajes visuales.

Centrándonos en el veredicto del World Press Photo podemos encontrar algunas fotografías premiadas donde la aceptación de estos nuevos códigos visuales por parte del jurado ya no es una suposición sino una realidad. La desaturación del color está presente en muchas imágenes, así como unos ajustes selectivos que en algunas imágenes no creo que las mejoren mucho al ofrecer, en muchos casos, un aspecto casi irreal.


Hay incluso algún que otro "calado" que al menos parece no haber sido realizado correctamente, como es el caso de esta imagen y la linea vertical que baja por la parte izquierda de la cara de la competidora y que por mucho que miro  no acabo de entender al no existir en el lado opuesto.


La imagen ganadora de Paul Hansen no se librado de comentarios por un exceso de retoque. Según declaraciones del propio fotógrafo publicadas en "LENS""... la luz inusual que tiene la imagen es debida a un rebote de los rayos del sol en la pared del callejón, que duro solo unos momentos."


Entre los componentes del jurado también se valoró esta cuestión pero según declaraciones de Santiago Lyon, Presidente del mismo y hechas públicas también en LENS: "...el jurado examinó cuidadosamente las fotografías ganadoras así como su posterior procesado. Se consideró que la fotografía de Hansen estaba dentro de unos parámetros aceptados por la profesión. Todo el mundo tiene diferentes normas sobre este tipo de cosas pero como grupo nos pareció que estaba bien."

En mi opinión, la foto es preciosa pero hubiera preferido verla con menos post-producción. Estoy seguro que sin el elevado retoque que tiene, la imagen no hubiera perdido la fuerza que transmite porque el "momento" es bueno y nos hubiera permitido ver la luz más fidedigna de la acción pero cómo he dicho es tan sólo una opinión.

Estoy de acuerdo que la entrada de luz es debida a un rebote en la pared izquierda, pero no debemos quedarnos ahí, tenemos que ir algo más lejos y ampliar la información porque no debe existir ningún problema por hacerlo ya que la fotografía contiene un elevado trabajo de post-producción. 

Considerando la aceptación del jurado a ese tipo de ajustes, la imagen de Hansen no desmerece ni mucho menos el premio otorgado. Los ajustes realizados sobre ella nos pueden gustar más o menos pero queda claro que ni ha clonado, ni borrado, ni sumado nada. El fotógrafo ha utilizado la tecnología que ahora tenemos a nuestra alcance para revelar y retocar una captura digital y ha sido el jurado el que finalmente ha considerado correcto el nivel de retoque. 
Hansen fue galardonado hace escasas semanas con el premio "Photographer of the Year" en los Poy Awards y en su página podemos ver una galería de imágenes de este autor. En ella comprobaréis que ese estilo de retoque está muy presente en todo su trabajo en color y por lo tanto, la aceptación de este tipo de registros no es solo en el WPP.

Llegados a este punto se me ocurren muchas preguntas aunque tal vez obtendría pocas respuestas. ¿quién es ahora el valiente que descalifica una imagen, en un contexto del fotoperiodismo, por exceso de retoque? Todo parece indicar que en estos últimos cuatro años, desde el asunto "Chritensen", los criterios de post-producción y la ampliación de su uso se han aceptado de manera clara pero todo y así, en las directrices que rigen las bases de los concursos, las acotaciones son confusas, usando como frontera la expresión " ... se permiten los ajustes siempre y cuando la imagen se ajuste a la realidad." y a día de hoy, observando los lenguajes existentes en muchos certámenes, creo que se debería ampliar considerablemente ese punto o aclararlo mucho más.

La nebulosa que planea sobre los límites del retoque digital aplicado al documentalismo ha perdido otra gran oportunidad de sentar unas bases, ¿Es tan difícil poner las cartas sobre la mesa y elaborar un marco de actuación preciso donde redactar unas bases tangibles, unos códigos que borraran de una vez por todas los debates?, ¿Quién debe elaborar ese articulado?, ¿Que problema existe en aceptar que una imagen ha sido post producida? Eso no es ningún pecado, solo hace falta redactar una directrices claras que acoten los límites o bien amplíen su uso.

Pero la sensación es que a nadie le interesa hablar claro y se prefiere ir navegando por campos embarrados. Es algo similar a lo que ocurre en el mundo del Futbol donde existen mil formas de poder saber a ciencia cierta si un jugador es derribado o "se ha tirado a la piscina", pero ningún estamento oficial quiere solucionarlo y prefiere dejarlo en manos de la vista de lince que tenga el pobre árbitro que está a veinte metros de la jugada y así se llenan ríos y ríos de tinta y innumerables espacios televisivos. 

Una oportunidad perdida por parte de la Fundación World Press Photo, que tras ver lo premiado y a sabiendas de toda esa problemática que envuelve desde hace tiempo todo este tema, bien podría haber planteado con valentía el redactado de un informe donde por fin se aceptaran claramente ciertos códigos y se diera el pistoletazo de salida a ese marco de actuación que formado por fotógrafos, editores, retocadores, incluso sociólogos e historiadores ¿porqué no?, dieran forma clara y concisa a un modo de proceder en todo aquello que concierne a la post-producción de una fotografía documental.

61 comentarios:

  1. la pregunta es.... si vemos la foto solo procesada por la cámara, tiene la misma fuerza? tiene el mismo valor? cuando se mandan 70, 80 100 o 200 imágenes al medio, ¿te da tiempo de procesarlas así? porque creo que no, y desde luego hoy en día la velocidad de transmisión casi siempre es fundamental.. no se.... ahi lo dejo

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Como bien dices, la frase de Joan Guerrero, "... para mi, el límite del retoque es no pasar la frontera de aquello que tu vista, en la realidad, no perciba." lo aclara todo. Buena entrada

    ResponderEliminar
  3. La fotografía de Hansen es buenísima, y de ahí que haya ganado el WPP, pero personalmente y dando mi humilde opinión, no me gusta su trabajo de post-producción.

    Parece sacada de un poster promocional de alguna película hollywodiense. De alguna manera crea un filtro que me aísla del momento, me da la sensación de que no es real. No me llega a impactar de la misma manera que otras imágenes apenas retocadas. Ya no entiendo nada…en fin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Comparto al 100% lo que has comentado. Me confunde tanta perfección!

      Eliminar
  4. Para mi se le fué un poquito la mano en el ajuste. Cierto lo que planteas Javier, creo que cuando miras una imagen o escena y tienes la extraña sensación de aquello no es o no fué así, algo va mal.

    ResponderEliminar
  5. Me pasa como a Miguel Candela, el post-procesado me aleja de la imagen de Hansen. Además no entiendo como, incluso si la luz rebota en la pared izquierda, el niño orientado a la derecha está tan iluminado, más que el lado correspondiente (el que mira a la parede derecha) de la cara del hombre que lo lleva. Me parece que una iluminación así es imposible.

    Y de acuerdo en que es necesario fijar límites precisos a lo que se puede y a lo que no, siempre que hablemos de fotoperiodismo -lo mismo para publicar en un diario que para enviar a un concurso.

    ResponderEliminar
  6. Retocar para pintar. Eso está mal...

    ResponderEliminar
  7. También hay que tener en cuenta que ahora tiramos normalmente con los ajustes Neutros, lo que nos da fotografías más planas que en la era analógica en la que, por otra parte, según el tipo de película que utilizabas también tenías unos ajustes más cálidos o más fríos. Yo creo que lo que hay que analizar es la intención, es decir, si la foto miente o no. El retoque existe desde el día en que se inventó la fotografía y creo que mientras el fotógrafo no añada ninguna información ni la borre es correcto. El hecho de que a simple vista algo no se vea pero está ahí y con el retoque aparece puede ser otra forma de denuncia: eh, no lo vemos pero mirad...

    Otra cosa son las modas, el retoque nos está dando unas fotografías más pictóricas pero al final todas las fotos se parecen. Creo que desarrollar, además de un estilo de composición, un estilo de retoque fotográfico es fundamental y esta segunda parte conlleva muchos años de prueba-error. Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Hiperrealismo fotografico si estuviese iluminada por un flash entonces el asunto seria distinto ? desde siempre se acepta el uso del flash para iluminar o focos algo comun en la fotografia y la foto de la chica leyendo es de micah albert y al fotografo le gustan las fotos saturadas cuantas formas de sacar adelante de un negativo en blanco y negro existen o existian grados de papel reveladores de peliculas de papel ? combimaciones varias y lo mismo para dar grano luego la foto original no es igual a la que se ve en los periodicos o magazines y ahora las variantes son tantas puede que hayan tratamientos exagerados eso dependera de cada uno y del que tiene la sarten por el mango de limitar de momento ninguna foto ha cambiado el curso de la historia por lo que al final da un poco lo mismo los festivales de fotografia llamese arles o el que sea y demas son mas para profesionales que para todo kiski y los periodicos y magazines y revistas con el paso de los dias terminan en la basura o de un dia para otro quizas el color esta ya pensado con sus procesados para verlos en internet algunos tendran que acostumbrarse y si eso no sucede tampoco pasa nada no es lo mismo fotografiar con kodachrome 25 alguno de los retratos coloristas de mccurry que hacerlo con una pelicula de color cualquiera.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Ciertamente, con este World Press Photo el listón ha quedado muy alto en cuanto ha retoque (en color) se refiere. Sea como fuere, yo soy partidario del 'laissez faire'. Aunque también opino, como David, que es necesario “redactar un informe donde por fin se acepten claramente ciertos códigos.”

    Sinceramente, la foto de Klavs Bo Chritensen no me gusta, ni su retoque. Pero no creo que hiciese falta descalificarla. ¿Por qué sí se acepta un blanco y negro claramente cargado con el postprocesado y no dicha fotografía de Haiti? Costumbre visual/nuevos códigos visuales diría yo; códigos que previamente aceptaron fotografías de pesos pesados como Sebastiao Salgado, Josef Koudelka, Eugene Smith, James Natchwey, etc.

    ¿Por qué no "nos aleja de la realidad del momento" una foto tomada en blanco y negro? ¿Es acaso más real que una foto sobresaturada? ¿Y qué ocurre con el uso del flash? ¿Acaso esa luz añadida forma parte de la realidad del momento? Si tomamos en consideración la acertada frase de Joan Guerrero ("...para mi, el límite del retoque es no pasar la frontera de aquello que tu vista, en la realidad, no perciba."), dudo que un blanco y negro o el uso del flash no supere dicha frontera.

    La foto de Paul Hansen, en mi opinión, sí se merece el premio (aunque mi favorita siga siendo una de Bernat Armangue). No se trata solo de un retoque, sino que también captó un intenso momento con gran atino. Cierto es que el postprocesado ayuda, ¿pero no ocurre también con fotos de otros pesos pesados como Paolo Pellegrin, Yuri Kozyrev o Pep Bonet que sí son aceptadas? Según yo, el retoque llevado a cabo en la fotografía de Hansen no le resta veracidad.

    Otro dato a tener en cuenta ¿qué opina la gente que no es del mundillo (fotoperiodismo y/o imagen en general)? ¿Dicho postprocesado consigue un mayor impacto con dicho retoque o, por el contrario, le resta valor? Un ejemplo de hace unas horas: le enseñé dicha fotografía a una amiga que no tiene nada que ver con la fotografía/imagen y me dijo textualmente: “es impresionante”. Según ella, le había impactado mucho. En ningún momento hizo mención al retoque.

    En suma, quien domine a la perfección herramientas como el photoshop (o quien pueda permitirse contratar a un "retocador"), tendrá puntos extra a la hora de ganar certámenes de este tipo. El resto, como diría Capa, deberá acercarse un poco más (algo que sí aplica el gran Goran Tomasevic, a quien echo de menos entre los galardonados).

    Saludos y feliz debate ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que nadie de los que están aquí presentes restan crédito al trabajo de Hansen. De hecho, yo he dejado claro, nada más empezar, que se lo ha merecido al haber captado un momento único y brutal. El debate como el que nos traemos entre manos NO trata de si merece tal galardón o no…quizá sea perder el tiempo con este tipo de discusiones :D No se llega a nada jejeje

      Eliminar
    2. Seguro que hay gente que piensa que dicha foto no merece el premio. Y eso no es malo. Es más, yo mismo le hubiese otorgado el primer premio a otras fotos (como la de Bernat en la morgue, sin duda, mi favorita); pero eso no quita que la de Hansen también merezca el premio. Y bueno, necesarios son este tipo de debates. Y válidas todas las opiniones, sobretodo viniendo de pedazo de fotógrafos como tú ;)

      Pero como bien leía por ahí, aquí a nadie le faltará razón. Complicado ponerse de acuerdo en este asunto.

      Un abrazo!

      Eliminar
    3. @pixelofasia lo has bordado

      Eliminar
  11. Fe de erratas:

    1a línea: donde dije "ha retoque" debería haber dicho "a retoque"

    ResponderEliminar
  12. La imagen ganadora de Paul Hansen es una fotografía HDR. Que se deje de cuentos de rebotes de la luz del sol y demás historias.
    Ni que la pared estuviera hecha de espejo.....

    ResponderEliminar
  13. Yo lo tengo muy claro: Si tu trabajo es artístico tienes libertad absoluta, si tu trabajo es fotoperiodístico cuanto menos retoques mejor.

    ResponderEliminar
  14. Ya no le creo a WPP, solo premian a Europeos y americanos, he visto fotos muchis mejores de los fotografos palestinos.

    ResponderEliminar
  15. Y ya que cada día hay mas periodistas utilizan el móvil si nos ceñimos al iphone con hipstamatic e instagram y su combinación de lentes y películas ya no queda mucho tiempo para intentar limitar.

    ResponderEliminar
  16. A mi me gustaría ver el archivo original. Quizás así saldríamos de dudas o seriamos más lapidarios.
    Sobre el retoque de una imagen que tiene que expresar la realidad del momento y ser publicada en los diferentes medios... no me parece correcto lo realizado por Hansen.
    En un certamen como este, se crea un precedente complejo y tal como sucede en un juicio cuando se creo jurisprudencia, ansioso estoy por ver el próximo año lo que se presentara.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Todo esta en la foto ese hdr es lo mismo que si utilizaras un flash o hicieses una reserva con la ampliadora.

    ResponderEliminar
  18. La imatge exemple de Klavs Bo Chritensen amb el seu retoc sí que dramatitza exageradament l'escenari, que ja és prou dramàtic de per si. Resumint, que es carrega la foto imitant aquests fotògrafs pastelosos amants del HDR expresionista mancats de gust i criteri.
    En canvi, la guanyadora d'aquest any, amb un revelat molt correcte no canvia res ni s'inventa res, tampoc exagera res de res. Tècnicament és una imatge neta. És el tir fotogràfic en el moment correcte, composició perfecte i a més a més, amb el seu toc de llum especial.

    ResponderEliminar
  19. Hace unos días escribí lo siguiente:
    El Doping del Fotoperiodismo.
    Evidentemente el doping no es para los sanos, ni para valientes.Con trampa rendimos mas y mejor, ya descubrimos eso con los juegos infantiles de colegio, y ponemos en clara desventaja a quien no las desea practicar.Nuevos casos de doping a nuestro alrededor. los fotoperiodistas conocemos a otros muchos de los nuestros a los que nadie se atreve a desvelar. Quien lo hace pasa a ser del clan de los malos, los envidiosos, los rastreros y solitarios. Los compañeros de bar, en múltiples ocasiones han hablado en privado y ahora negarán las palabras, se escudan en múltiples tareas para no participar de la critica abierta y publica. La critica debe ser constructiva porque incluso los dopados, en ocasiones, no ven su falta como negativa. Fueron enseñados por otros enfermos de las mismas practicas. Los grandes concurso fotoperiodisticos, referentes de sus seguidores, deberían obligar por norma incluir los archivos originales tomados en cámara. marcar unos limites y descartar lo manipulado. Nuestra fotografía periodística seria principalmente mas creíble, y totalmente mas ética con su función. Los dopados desposeídos de falsos méritos decidirán no participar, otro muchos serán desvelados antes de los veredictos. El escarmiento permite una competencia sana, igualdad de condiciones, y reconocimientos a quien los merezca sin lugar a dudas. Me refiero al uso desmesurado de programas de retoque para las imágenes informativas, totalmente licito en otras practicas fotográficas, y cuyos limites no debemos traspasar los que con información trabajamos. Y nos metemos a hablar de la recreación de situaciones, como si de instantáneas se tratase. La única imagen que podrá ser posada en la información es el retrato, el resto debe ser indicado como posado o descartado si se pretende camuflar tras escenas reales.La desventaja en este tipo de doping es significativa, caminar de puntillas esperando la aparición de situaciones es bastante mas de cazador que de cazado. Y lamentablemente mucho mas rápido solicitar "orden al paso" que esperar que, ante nosotros surjan las condiciones que deseamos. Si no surgen no son reales y si no son reales son mentira. La mentira no debe ligarse al periodismo gráfico. Aunque paseen juntas a menudo, de la mano de dopados y dopantes.Cada dia me siento mas lejos de ellos, de los que son mis compañeros de profesión. Tal vez soy de los que deben desaparecer por pertenecer al clan, por malo, envidioso, rastrero y solitario.
    Saludos. Pedro Armestre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedro...
      Es algo más que una reflexión acertada. Lo malo es a muchos se les empiezan a reír las gracias. Y eso es malo, malo para la profesión.
      Un abrazo

      Eliminar
  20. No tengo muy clara la comparación entre el dopaje y los procesos fotograficos.

    ResponderEliminar
  21. Llamemosle cisma fotografico y una cierta momificacion la verdad fotográfica es relativa según el objetivo que se utilice angulares a teles.

    ResponderEliminar
  22. En mi opinión, y leyendo los comentarios, creo que, y sin ofender, no se está enfocando bien el tema...

    Paul Hansen puede hacer con su trabajo lo que más le apetezca. Es totalmente libre de trabajar sus imágenes en post-producción de la forma que más le guste -aunque creo que debería haberlo reconocido y no intentar menter el gol a los tontos esgrimiendo la escuda barata de la pared reflectora-. Más honrado me pareció Christensen reconociendo su uso y DISCULPÁNDOSE al jurado y resto de participantes, esperando que naciera en el 2009 un debate fructífero. Él retocó la realidad que fotografió en el 2009 y Hansen hizo lo mismo en 2012. Exactamente lo mismo.

    Lo que debería ser motivo de sorpresa entre los lectores de blog, fotógrafos y demás, es que un jurado reunido por la Fundación World Press Photo -defensora y veladora de la salud del fotoperiodismo- haya llegado a la conclusión y cito:

    "Por la luz, por la forma en como está construida (compuesta), parece un poster de una pélicula... Es tan perfecta que parece que la gente fotografiada salga de la imagen y diga 'mira que habeis hecho'"... Me parece, por decirlo suavemente, preocupante que una miembro del jurado compare la foto ganadora con un poster de una película.

    Por no citar al presidente del jurado, argumentando que está dentro de las prácticas aceptadas en la profesión. Dudo que esa imagen tal y como la conocemos hubiera pasado los filtros de su agencia para llegar a la linea.

    El otro día ojeaba en un avión el resultado del concurso 'Su mejor foto del verano' destinado a fotógrafos amateurs. En él veía las mejores fotos del verano y tristemente he de decir que sentí más veracidad en esas imágenes que en muchas premiadas en los últimos certámenes profesionales. Eso creo que es lo preocupante.

    Algunos que se sienten los notarios de la realidad y levantan acta con imágenes totalemtne irreales y parecidas a posters de cine son premiados como tales y otros que apenas meten efectos especiales y de una brutal contundencia informativa son olvidados porque su trabajo queda eclipsado bajo tanta imagen efectista y de composición básica.

    Por qué se falta al respeto de esta forma a los protagonsitas de nuestro trabajo?

    Por qué hemos de hacer más bella y digerible a los ojos del primer mundo realidades tan crudas?

    Por qué les manipulamos de esa forma? Mi respuesta en la barra de un bar sería, por puro ego y vanidad. Debatible seguro.

    No se manipulan imágenes, se manipulan personas, sus historias, sus dramas... Me parece que la ética no puede estar a merced de la estética en el fotoperiodismo. Y me da igual que te llames Salgado, Smith, Rodero o Hansen...

    Viendo la respuesta de algunos miembros del jurado dudo que se hayan planteado este tipo de manipulación en sus deliberaciones. Y eso sí es lo preocupante.

    ResponderEliminar
  23. pintada o despintada, la imagen sigue construida por ciertos elementos que la definen, que narran el momento, los personajes y el estilo del fotógrafo.
    tal vez hemos olvidado que cada quien tiene una manera peculiar de trabajar, una idea, un uso de la tecnología.
    mucho del debate me parece que va en el sentido moral, subjetivo donde pretendemos que nuestro gusto o estilo prevalezca sobre el del autor.
    Tal vez es el momento coyuntural para definir las políticas o criterios para calificar trabajos en los certámenes internacionales de fotografía y asì poder tener claro que se puede hacer y hasta què punto.
    saludos a todos y felicidades al sr. Hansen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más de un periódico, ha despedido a un fotógrafo de plantilla por una simple manipulación del contraste.
      No olvidemos que el certamen premia un trabajo periodistico.
      Un abrazo

      Eliminar
  24. Volvamos a la comparación con el flash viene la gente por el callejón los primeros llevan los cuerpos de dos pobres niños muertos y enciende el flash y la escena de poca luz queda iluminada mostrando la desesperación y horror de la guerra esto es manipulación pre proceso fotográfico? aceptado durante décadas y vuelvo a quienes van dirigidas estas fotos o cual es su servicio?

    ResponderEliminar
  25. Aquí lo que hay es mucha envidia. Por mucho que algunos se esfuercen con angulos imposibles, imiten mil veces lo hecho, se larguen a lugares exóticos, si no hay inspiración, es imposible crear nada personal. Y encima critican a los que logran tocar la excelencia fotográfica.

    ResponderEliminar
  26. En todos los sitios siempre está el que comenta lo de la envidia, algo que por un lado casi siempre me demuestra su absoluta ignorancia sobre el tema, ya que lo que se está debatiendo aquí son esos retoques en exceso que sean dado por buenos, dejando el listón bien alto para el próximo año, de seguir así esto no me quiero ni imaginar que fotografías serán premiadas de aquí a pocos años.
    Un Saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lo dicho, te mueres de envidia.

      Eliminar
  27. "la foto es preciosa", "porque el "momento" es bueno" y comentarios del estilo. Ustedes, los fotoperiodistas y sus debates han perdido el norte y se empeñan en que los demás les sigan.

    ResponderEliminar
  28. Tardara un tiempo en que las retinas se vayan acostumbrando solo eso aqui un link sobre el mismo fotografo danes en the online photographer ni que decir que me quedo con la foto que muestra mucho mas que la "pura" y a medida que miro la de la mujer haitiana lo mismo caos total arqueologia la foto requiere un mayor esfuerzo al mirarla mas informacion saturacion pero solo es cuestion de costumbre y para los que han decidido probar o mejor utilizar lo que la tecnologia fotografica ofrece todo sera que alguien fotografie un acontecimiento y esa fotografia fuese unica cosa dificil y el fotografo la ofrezca aderezada con hdr o con alguna combinacion demoniaca de una hipstamatic el norte lo perdieron o comenzaron a perderlo cuando aparecio internet.

    ResponderEliminar
  29. Hablar de retoque, hdr's y demás cuestiones similares me parecen PORNOGRAFÍA PURA cuando lo que veo es pobreza, muerte y desolación

    ResponderEliminar
  30. La edición digital está bien, siempre y cuando sea un revelado para tratar de llegar al punto de lo que uno mira. Creo que eso es lo más díficil, pero al final la realidad la vemos con los ojos y nuestras cámaras todavía no capturan exáctamente como percibimos. Pero por mover contrastes y exposición no creo que pase nada malo, la cosa es no remover cosas, el fotoperiodismo sigue siendo el momento, lo que importa, cómo se haga tiene su importancia al hacer que la imágen resalte y llegue al corazón de quienes lo ven.

    Al final la idea del periodismo es comunicar la verdad los hechos, no de juzgarlos por balance de blanco, sino que la misma edición sirva para entender a la imágen. Lo mismo pasa con la escritura.

    ResponderEliminar
  31. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  32. A veces, veo fotografías publicadas en la prensa, que me hacen pensar "¡¿cómo puedes permanecer impasible y sólo preocuparte por tomar una buena instantánea?!" (¿recuerdan la del niño, casi bebé, africano, moribundo con un buitre al lado, esperando? ¡aterradora!) ... No sé, estas cosas me cuesta entenderlas, se me escapan ... Pero, cuando, además, ves que el autor se ha recreado en aplicar mil efectos, para arrancarle más "pathos" al tema (siempre con el objetivo puesto en alguna clase de beneficio)... No sé, algo está fallando en su ética ...

    Para experimentar, buscar, divertirse, ya tenemos todo el extensísimo campo de la fotografía artística.

    No creo que se deban mezclar estos dos "mundos".

    Para ilustrar una noticia, o siéndolo la imagen misma, personalmente, prefiero la imperfecta inmediatez vivida, a la imagen sublimada, pero descafeinada, editada.

    ResponderEliminar
  33. Això se li diu ser un professional. Ser capaç de treballar davant un desastre, ser capaç d'estar concentrat en allò que ha de fer, que és el de pendre testimoni per a que els altres vegin què passa fora del seu món benestant. També Hi ha una sèrie de tècniques per a facilitar la lectura del seu treball final. Però desgraciadament molts altres, saturats de tanta imatge, es mostren tant impotents davant d'aquell desastre, aquella foto, que no troben altre sortida que matar al missatger.

    ResponderEliminar
  34. El antes y el después

    http://www.flickr.com/photos/gunthert/8485283411/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El "antes" no es un antes (no se trata de un .raw ni nada parecido), la imagen ya está postproducida. Es simplemente la versión publicada en su día en el 'Dagens Nyheter', periódico para el que trabaja Paul Hansen.

      Eliminar
  35. Hola a todos y gracias por vuestros comentarios y opiniones. Disculpar por no haber respondido a vuestros comentarios pero ando un poco liado intentando aglutinar todas las opiniones que formarán la segunda parte de este artículo.
    En este segundo artículo se ha planteado una pregunta a diversos profesionales y poco a poco sus respuestas van llegando desde diversos puntos de nuestro globo terráqueo.
    Comparto muchas de las opiniones escritas en esto comentarios, otras no. Durante los últimos 15 días, ha alaragado los días hasta altas horas de la madrugada para seguir en directo las votaciones y veredictos de los Premios POY. Aunque al final te vas agarrando a la mesa para no dormirte, he podido ver cosas que tenían muy difícil comprensión, valoraciones muy buenas de grandes trabajos pero también de trabajos más dignos de un comic Manga. En todo esto podríamos poner muchos ejemplos pero para sintetizarlo en uno solo, pude ver como el trabajo de Goran Tomasevic era fulminado en la primera ronda.
    Un trabajo que respira verdad por todos los lados, porqué Tomasevic pone su conocimiento fotográfico al servicio de contar una historia, abandonando todo artificio en pos de una total información.
    Yo no digo que Goran tendría que haber ganado su categoría en los POY, certamen que me merece todo el respeto por la valentía de ofrecer todo el veredicto en Streaming, pero ver como su trabajo era eliminado a la primera de cambio solo tiene una razón. Las cosas se están haciendo mal, muy mal. Si ya nadie en su sano juicio puede valorar el trabajo de este fotógrafo es que el fotoperiodismo está enfermo.
    La valoración que he escrito sobre el veredicto del WPP se ha basado dentro de los parámetros que parece haber aceptado el Jurado, otra cosa muy distinta es que me guste otro tipo de fotografia, Incluso no me gusta quedarme solo con la imagen ganadora y tengo la manía de visitar la web del autor para hacerme un valoración más global de todo su trabajo.
    Evidentemente que es un gran momento y hay que valorarlo como tal porque la fotografía es eso, momentos instantáneas, otra cosa muy distinta es si necesario tantísimo retoque como el que lleva esta imagen o incluso si ese tipo de lenguajes tienen cabida en el fotoperiodismo puro y duro.

    ResponderEliminar
  36. Pienso que a la imagen ganadora NO la hacia falta postprodución Sin ella hubiese ganado y si fuera en BYN tambien

    ResponderEliminar
  37. Imagina que el fotógrafo acostumbrado al uso del flash decidió y por costumbre a su iluminación característica y en esta ocasión ausente agregarle un flash sintetico.

    ResponderEliminar
  38. Acabo de ver las primeras 10 fotos de un enlace que hay más arriba..."poyi.org". No soy fotógrafo profesional, me gusta la fotografía en general pero...yo no entiendo ese tipo de fotos vamos, más de uno se ha vuelto loco, no entiendo ese MORBO por las desgracias de los demás...3 chavales jugando con una pelota, una niña con un globo, tres mujeres llorando, etc y hay premios para este tipo de fotos...

    ResponderEliminar
  39. Ricard Sancho Torres21 de febrero de 2013, 20:46

    Yoo en mi modesta opinion, creo que el retoque ( mas alla del revelado digital) no deveria permitirse en concursos. La belleza de la imagen es tomarla, que sea natural, el moemnto, la luz exacta etc., etc. Creo que estamos llegando a niveles de TV o Cine, en el que todo es fantasia, para mi la fotografia es otra cosa mucho mas natural y artistica.

    ResponderEliminar
  40. El paral·lelisme amb la "piscina" del món del futbol m'ha semblat brillant David, totalment d'acord.
    Salut.

    ResponderEliminar
  41. Aqui hay una cierta similitud entre lo de samuel aranda y su españa pauperrima para el encargo de un medio de USA y lo de pellegrin dotar a un figurante como marine con un arma en el reportaje sobre la violencia en rochester sede de kodak bajo iluminacion apocaliptica y para los americanos no todos logicamente pero la figura de un marine es cosa seria y que a los europeos les gusta saber de las locuras de los productores de la coca cola y creo que son mentiras por ambos lados por parte de los fotografos pero el purismo en la iluminacion gana despues se habla de la crisis del periodismo.

    ResponderEliminar
  42. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  43. Y en el caso de aranda si el acepta un trabajo como el de sus fotos de la crisis española el hecho de fotografiar los temas encargados en si el fotografo no miente ya que sale a la calle a fotografiar luego envia las fotos y el medio se encargara de trasmitir el mensaje pero el fotógrafo debiera saber que muchas de las imágenes no son consecuencia de la crisis y algunos norteamericanos creeran que en españolea lo normal es comer de las basuras y por las calles se ve gente hambrienta pellegrin por su lado recrea también algo que se sabe de USA su altos índices de violencia no es algo nuevo pero un marine armado repartiendo justicia que no es marine y creo no haber leído mal la foto esta tomada en el garaje de su casa luego se ve correr a un grupo de negros que viene el marine sniper y en la foto de la madre con velo y su hijo sabemos si es su madre? Pero creo que se percibe manipulación y esta siempre va de la mano de algo parecido a la mentira.

    ResponderEliminar
  44. me gustaria publicar tu articulo en nuestra revista local http://www.ateneucalonge.cat/larevista.htm me parece muy interesante.
    dime algo por favor
    gracias

    ResponderEliminar
  45. ¿realidad?¿color normal?¿luz que había?¿natural?....

    Lo que vemos es lo que nuestro cerebro interpreta. Los ojos sólo tienen un 1º de visión, el 95% lo pone ahí nuestro cerebro (cómo él lo ha interpretado de acuerdo a memorias o sensaciones del momento).

    No existe tal cosa de normalidad, realidad, color exacto, luz que había,... Lo que existen son unos estándares que nosotros hemos aceptado por 'lo normal, lo que refleja la realidad'. Cuando la fotografía era solo en blanco y negro, se aceptaba eso como 'normal' (y no hay nada más lejos de la realidad que el b/n). Cuando llegó el color se produjo el mismo debate de ahora, "eso no es real, no refleja bien lo que había". Ahora ocurre con lo digital, aceptamos el estándar del carrete como realidad (cuando cada emulsión tiene una respuesta distinta al color y contraste). Entonces el procesado en la cámara que es el estándar.

    El nuevo estándar cambiará si cambian las modas, técnicas y procesados de las cámaras, y toda la industria de cine y editorial. Para alguien que nación en la era digital no 'no real' son las fotos con carrete, y puede qeu vea más real incluso un intagram (es exagerar bastante, pero para que se entienda)

    ResponderEliminar
  46. Desde el momento del encuadre ya hay 'edición'. Sí, mucha gente discrepará respecto de este comentario y, más, si digo que la foto 'miente'; ¿Cómo miente?, pues dejamos fuera lo que no nos interesa, se deja en el encuadre algo que transmita lo que nos interesa, pero que cambiaría -muy probablemente- si la toma es amplia. Ejemplo: si en una gráfica aparece un niño en 'inminente' peligro, cuando en realidad los atentos padres quedaron fuera de la imagen, nos transmite muchas cosas elementales a nuestra condición humana, y otras relacionandas a nosotros mismos; bien, si aparecieran los padres, la imagen tendría una muy distita interpretación, otra lectura, ¿más fuerza, meor fuerza?
    Esto de la edición lleva a un debate interminable; lo que está bien para mí -por mis razones- está mal para otro -por sus razones. Es subjetivo el ¿qué vio el fotógrafo?, si cada cual vemos lo que queremos ver, y si a eso le restamos elementos a la imagen al editarla... queda no lo que vio el fotógrafo, sino lo que 'pretende' que veamos... ¿y el contexto?... y eso que aún no llego ni al color o b/n, o al procesado... Al menos queda lo más importante: La presencia del fotógrafo en el lugar testigo. Saludos de un intento de aficionado.

    ResponderEliminar
  47. El retoque es bueno si es lo que tu quiere para tu imagen

    ResponderEliminar
  48. La primera impresión que tuve al ver la foto es que habia sido posada,por lo que restó, y mucho, a la realidad que se estaba viviendo en el momento de la toma. Además no veo como una pared de esa textura y color rebote tanta luz

    ResponderEliminar
  49. Cada uno que haga con sus imágenes lo que quiera, para eso son suyas.

    ResponderEliminar
  50. Para mi el debate no es si el postprocesado es "bueno" o "malo" en si. Lo que para mi esta muy claro es que el fotografo debe conocer las reglas antes de presentar sus fotos a un concurso.

    Yo estoy seguro de que la imagen de Hansen contiene un postprocesado suficiente como para "añadir algo que no estaba" y no estoy en contra, pero si aceptamos esta foto como aceptable para el WPF ¿como explicamos la descalificación por exceso de postproduccion años atras de la foto realizada en Haití por Klavs Bo Chritensen.

    ResponderEliminar
  51. Yo hubiera invalidado esta fotografia, el postprocesado es exagerado, punto. He estado procesando otra fotografia similar (mismos personajes)pero sin tanto efecto dragon ( podeis verla aqui: http://creightoninfoethics.files.wordpress.com/2013/02/ss-121120-gaza-israel-01-ss_full.jpg) y la hetrabajado hasta dejarla muy similar a la galardonada, despues he invertido los filtros a la galardonada y el resultado es es una foto buena pero sin esa aurea dramatizada de peli americana, total que no creo que hubiera ganado viendo las fotos con las que competia. Además, además d los ajustes generales hay detalles trabajados por partes como brillos pintados y el balance de blancos por zonas. A mí me apasiona el trabajo de Hansel y he chupado mucho de sus procesados pero no deberian tomar parte en estos concursos de fotoperiodismo.

    ResponderEliminar