martes, 3 de junio de 2014

"Tres eran tres las hijas de Elena, tres eran tres y ninguna era buena..."

Cuando ayer se supo la noticia de la abdicación del Rey Juan Carlos, la maquinaria de todos los medios de comunicación españoles se puso en marcha de un modo esquizofrénico. Tertulias, noticiarios, ediciones especiales de los diarios, etc llenaron todo el devenir de la jornada de ayer.
La Casa Real distribuyó tres fotografías del momento en que el monarca comunicaba a Mariano Rajoy su decisión.
Recuerdo ahora aquel poema popular:  "Tres eran tres las hijas de Elena, tres eran tres y ninguna buena…"  y no encuentro mejor modo para definir la calidad de dichas imágenes. Una vez más Casa Real ha carecido del algún asesor que, con buen criterio, ayude a que momentos históricos pasen a formar parte de nuestra memoria de un modo más digno.


Seamos más o menos monárquicos, efemérides de este calibre merecen un mejor tratamiento gráfico y no que el acompañante de turno, un funcionario de Casa Real o cualquier otra persona carente de oficio, tome una compacta y a golpe de flash asesino inmortalice tal momento.

Ante tal despropósito, cabe la posibilidad que con los años algún historiador catalogue esta noticia como "Una abdicación con Backfocus" observando como una de ellas tiene literalmente el enfoque en la estantería del fondo.


En ella reposan desde barquitos de metal, fotografías familiares en marcos de dudosa hermosura, la dedicatoria de un hijo, libros todos ellos con letras en oro sobre cuero antiguo e incluso la figurita de un caballero medieval a lomos de su corcel en posición de justa. 
Viéndolo así... tampoco está tan mal que el libertario sensor del autoenfoque decidiera centrar toda su atención en esos detalles en lugar de acometer su ajuste sobre el Rey y Mariano. Ese recorrido por la historia de la Casa Real es impagable.
Tampoco tiene desperdicio la última de las tres donde aparece el monarca firmando en su despacho la carta de abdicación. 


A tenor del tamaño del documento recibido, tres veces más pequeño que el resto, todo parece indicar que es un reencuadre. No voy a alargarme analizando la imagen, sólo apuntar que hace buena aquella frase tan usada en este país desde hace ya tiempo: "… el problema es que aquí vale todo."

Visto de que forma Casa Real ha plasmado para la posteridad dicha efeméride, quiero pensar que esa nueva etapa que se iniciará con Felipe al mando, sirva para que Zarzuela de un golpe de timón e intente reflejar tal y como merece, momentos que nos gusten o no son parte de nuestra historia. 

A modo de sugerencia, como buen español que paga sus impuestos, quisiera aportar mi granito de arena aconsejando que, por ejemplo y en el caso que no sea así, pinten el techo del despacho de Don Felipe de color blanco, así podrán rebotar el flash. 
Por último, si en sus proyectos de futuro cabe la posibilidad de que mi admirada Cristina Garcia Rodero fotografíe de nuevo a la familia real, sólo una petición: Dejen que su arte y buena hacer sea el absoluto protagonista de su historia, déjenla que sea libre y que sus ojos nos muestren esa realidad que todos esperamos. 
Sólo de este modo podrán comprender la diferencia entre un fotógrafo y alguien que hace fotos. 

13 comentarios:

  1. Lo del "backfocus" desde luego para tirarse de los pelos...

    Una pregunta David, la última foto(la del reencuadre) de que forma la hubieses hecho tú? Obviando el rebote del flash y incluso sabiendo que usarías el flash de forma remota para que no está en el eje de la cámara, sólo hablo del encuadre

    Saludos, Roke

    ResponderEliminar
  2. Yo las ví ayer en la TV e inmediatamente pensé lo mismo: "vaya birria de fotos y con el flash directo". Cualquier fotoperiodista principiante habría rebotado al menos el flash. En fin, estas lamentables imágenes són las que quedarán para la historia...

    ResponderEliminar
  3. Gracias por comentar aquí algo que ya era un rumor a voces entre los compañeros de Madrid.

    ResponderEliminar
  4. Una vegada més, molt bona entrada!

    AnioL

    ResponderEliminar
  5. Disculpar esas faltas por despiste, corregido y gracias por el aviso.

    ResponderEliminar
  6. Esta mañana lo hemos comentado en el acto del rey del Escorial y la verdad es que todos estabamos de acuerdo en a) son una mierda b) todos fallamos alguna vez c) a veces pasa cuando las cosas no se preparan y no dejan trabajar al profesional (que no se si es el caso, pero conociendo a la casa... lo supongo).

    ResponderEliminar
  7. Yo en los tiempos en que me dedicaba a esto profesionalmente, cubrí actos con el rey o el príncipe como protagonistas. Todos sabéis que los fotógrafos oficiales de la cas real, tiran de Hassel y zapatazo de flash Metz ¿Cual es la sorpresa?

    ResponderEliminar
  8. Por la variedad de encuadres, tiene pinta de que no había 100 fotógrafos, sino uno solo, igual se puso los nervios y tiró de Fuji X100 en modo verde, jajaja.

    No sé, realmente son de pena las fotos para alguien que se supone que tiene que tener acceso al material que quiera. Con una reflex y un 35mm luminoso podría haber hecho unas fotos muy dignas.

    Eso sí, creo más interesante conocer la decoración de la estantería de SM el Rey que el saludo que se dieron, así que …. tampoco hay mal que por bien no venga :)

    ResponderEliminar
  9. Ni sé donde repartir mi aburrimiento. Si en las fotos, en el artículo, o en los comentarios. En tal caldo de cultivo mi comentario fenece también.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y entre tantas personas incultas que se expresan libremente, a que debemos tu rayo de luz Seneca??

      Eliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar