domingo, 23 de septiembre de 2012

Edelkrone versus RedRockMicro. Estabilizadores para video.

El pasado junio publiqué una serie de entradas a modo de introducción al mundo de la grabación de video con cámaras réflex. En este enlace tenéis las conclusiones y el resto de links.
Hoy nos centraremos en uno de los dos soportes destinados a ofrecernos estabilidad a la hora de trabajar y que hemos probado recientemente, el Pocket Rig de Edelkrone y el "Captain Stubling" de RedRockMicro.
El análisis de estos sistemas los publicaré en tres entregas: Edelkrone, Red Rock y finalmente una pequeña confrontación entre los dos.
Si bien ambos tienen la misma función, son varias las características que los diferencian. En mi opinión, sus objetivos comerciales son de perfiles muy distintos, es por ello que más que una confrontación directa, he querido analizarlos para observar con detenimiento que nos ofrece cada sistema.
Empecemos por el Edelkrone. Ante todo, su baza principal es la capacidad que tiene su diseño en esconder todas sus partes, dejando todo el sistema una vez plegado, con un tamaño realmente pequeño como podéis ver en la siguiente imagen.


El soporte de la cámara incluye dos varillas para colocar el Follow Focus y las abrazaderas delanteras y un respaldo trasero como punto de apoyo a nuestro cuerpo que se ajusta en escasos segundos gracias a dos tornillos. En la base del mismo encontramos una rosca para su uso con un trípode.


Acto seguido colocamos el Follow Focus que se caracteriza por tener dos discos dentados de ataque al tambor de enfoque de la óptica. 



Si lo hacemos con el menor, accionamos el marcador de distancias que como novedad de este sistema, está de cara al operador lo que facilita la precisión de foco entre dos distancias. En la práctica resulta útil cuando por ejemplo estamos rodando con un travelling por el cual avanzamos variando el foco de la toma al mismo tiempo. Podemos marcar un inicio y un final lo que nos ayudará a obtener un mejor foco. 
Ambos discos dentados no pueden utilizarse a la vez ya que sus rotaciones son contrarias y bloquea el foco. Si usamos el disco dentado mayor, conseguimos que cuando accionamos el follow focus hacia nosotros, el objetivo enfoque lo más cerca, si lo hacemos al contrario, digamos, hacia fuera, enfocamos las zonas más alejadas. Lo contrario ocurre cuando usamos el disco pequeño que acciona el marcador. Entonces el sentido de foco es al contrario.


Si bien Edelkrone asegura que su sistema de dientes ataca perfectamente a las rugosidades de la zona de enfoque de nuestras lentes, en mi caso me ha resultado imposible obtener un buen funcionamiento, por lo que es preferible adquirir las bridas que vende este fabricante para colocar alrededor del objetivo y que tras ajustarlas según el diámetro de nuestras ópticas, ofrecen una funcionamiento perfecto. 


Uno de los defectos que he encontrado es la fijación de los tornillos o palomitas que tiene la función de fijar todos los accesorios y que en la práctica no sujetan todo lo bien que deberían, en especial la que sujeta el Follow Focus el cual solo se sujeta a una de las varillas, característica que posibilita que de vez en cuando se mueva de su lugar y no ataque la óptica correctamente. Esto ocurre a menudo cuando transportamos la plataforma, ya que cuando trabajamos con ella, la propia mano ejerce una mínima presión sobre el Follow Focus que impide que este se mueva.  De todos modos considero que un anclaje doble en las varillas de sujeción sería mucho mejor. 
Este sistema de foco incorpora dos tornillos gracias a los cuales podemos regular el ataque a la óptica y variar la altura del tambor de enfoque del mismo para una mayor comodidad.
Edelkrone, ofrece dentro de su gama de accesorios, unos soportes de agarre delanteros para sujetar en la parte frontal de las varillas.


Estos son de compra casi obligatoria ya que nos ofrecen una mayor estabilidad. Las empuñaduras son regulables verticalmente. 
Es un sistema que, como he apuntado al principio del artículo, está diseñado para un fácil transporte y cierta rapidez a la hora de montarlo y ajustarlo. Si sois de los que normalmente os encontráis rodando prácticamente solos, me parece una gran elección ya que algo que si hay algo que deberemos controlar con muchísima atención es el peso que tengamos que arrastrar, así como el tamaño de todo el sistema. 
Su precio oscila dependiendo de los accesorios que queramos adquirir.
Según precios tarifa del propio fabricante, el Pocket Rig cuesta 339,99 Dólares. Si le sumamos el  FocusOne Pro tendremos que pagar por él 289,99 dólares. El precio del soporte de agarre delantero es de 179.99 dólares. 
Con toda esta configuración, el Pocket Rig tiene un precio de 809,97 dólares. Si además queremos incorporar bridas para nuestras lentes, deberemos abonar 39,9 Dolares por cada una de ellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada